27 septiembre 2011

Dilemas existenciales y otros Borders II: El precio de pagar $750 el pie cuadrado

    Estuve el fin de semana con una crisis existencial (*) tipo I y entre el calor, los mareos energéticos y la falta de chavos me dejaron en un limbo dimensional dónde no sabes si es mejor quedarte en tu casa o montarte en el carro y seguirlo por ahí. Todo por culpa de las ganas de leer fuera de mi casa.

    Esto fue provocado por el poeta y sacerdote nicaraguense Ernesto Cardenal, poeta místico que a través de sus 80 y pico de años ha dejado escrito el recorrido extraordinario y doloroso de su Ser y el universo. Pero eso es otro blog. Estoy leyendo un ensayo sobre su poesía mística, escrito por la Dra. Luce López-Baralt, y me tiene tan enamorada que quise salir de casa y sentirme una con el universo de los libros de carpeta dura. Yo juraba que iba para Borders cuando el ratoncito dentro de mi rueda chilló goma. ¡Ajá! se me había olvidado por un segundo ese reciente velorio donde hubo desde novenas para su descanso eterno como clavos en la pared con imágenes purgativas.

   ¿Y a dónde puedo ir? 

15 septiembre 2011

Descifrando personalidades


Shana and David's Color Coded Book Shelf
Foto por: Mauricio Balvanera en Flickr.

En estos días, tuve que sacar todo lo que tenía en mi estudio para poder re-pintar las paredes. Una de las tareas que tuve que hacer para lograr esto, fue vaciár mi amigo, el estante de libros. Observando los títulos de cada uno y las carátulas, pude llegar a una conclusión: Se puede aprender mucho de una persona, por los libros que lee.

Me gustan muchos temas y suelo tener mente abierta a nuevos. Mi esposa tiene otros gustos, aunque algunos similares a los míos. Hoy, luego de hacer el análisis de sus libros, puedo describir su personalidad mejor que antes. De seguro ustedes, que leen este blog, podrán tener una idea más clara de como yo y Sheila somos.

Es como cuando algún detective, se apodera de la basura de alguien para ver lo que hace la persona, sólo que sin ensuciarse las manos. Viendo los libros, puedes inferir si puedes tocar temas políticos, religiosos, históricos, sentimentales, fantásticos, especulativos, etc... con esa persona. Te abre un campo enorme para poder conversar y compartir. Asumo que por eso, Facebook y Blogger, te lo preguntan al crear tu perfil.

Podemos conocer a la gente por lo que lee. Ahora bien, ¿podremos también juzgar a la persona por las carátulas que posee? ¿Qué creen? ¿Qué han aprendido de alguien por los libros que se han leído? ¿Debemos preguntar a las personas al conocerlas, sobre sus gustos en la lectura? ¿Qué podemos pensar de aquellos que no les gusta leer?¡Compartan!





Rick Lipsett es fundador, editor y artista de UNDOdigital. Creador de DaddyKnows. Ilustrador de vocación y pensador sin ecepción. Fanático del arte, blogs, redes sociales y Del Eses. Encuéntralo en Twitter como: @ricklipsett.

12 septiembre 2011

Angel Matos habla de murallas y su nuevo libro

En las letras, desde Puerto Rico: (Serie Papeles encontrados # 4)
Eran los tiempos cuando el escritor Ángel Matos organizaba Amurallados  en la Fundación Nacional para la Cultura Popular en el Viejo San Juan. Eran los tiempos cuando el poeta participaba de la Guagua de la Poesía en el Taller Cé, noche que organizó en esa ocasión la también poeta Mayda Colón. Desde ese entonces Ángel Matos, editor de En la Orilla, cocinaba la publicación de su segundo libro, que acaba de lanzar al mercado Isla Negra Editores. Barcos de papel se presentará el próximo viernes 16 de septiembre, en la Fundación Nacional para la Cultura Popular, en el Viejo San Juan, a las 6:30 pm. Por lo anterior En las letras, desde Puerto Rico comparte con sus lectores una breve y primera conversación que sostuvimos con Ángel acerca de este libro.
***
Háblame de esta nueva edición de Amurallados.
El segundo season se titula Amurallados. Le di ese nombre jugando con la idea de la ciudad y las diferentes murallas, que tenemos todos. En realidad, no hay gran diferencia en la dinámica que se dio en la primera temporada. Lo que sí me sorprendió fue que, a raíz de un reportaje que Rawy Vega le encomendó a Mariana Reyes para La revista de El Nuevo Día, en esa primera noche había tanta gente que yo mismo ni no me lo creía. Pasó un fenómeno extraño, y fue que todos los que íbamos convocados por el concepto amurallados terminamos, de repente, abriendo nuestras propias murallas, y fueron muchas las que se abrieron porque vino gente de toda la isla. Yo me quedé en shock. Lo que ha ocurrido ha sido una antítesis total de lo que es el fundamento de estas noches de poesía.
En estos momentos, ¿qué ocupa tu trabajo poético?
Me ocupa el mar, me ocupan mis crisis existenciales que están a flor de piel. Todo para mí es una excusa para crear. Así que ahora yo estoy gozando con mis crisis existenciales.
¿Cómo se diferencia esta nueva etapa en tu creación a la propuesta del 1er libro?
El primer libro fue una carta de presentación, y fueron poemas que mis amigos decían que no debían morir. Y ahora, en este momento de mi vida, estoy en una etapa de madurez intelectual y emocional, a diferencia de la etapa anterior en la que había poemas pujados, escritos con dolor. Ahora escribo los poemas riéndome del dolor. Tengo una conciencia, además, de mis metáforas. De esas palabras que fluyen solas con intensidad.
Cuando uno vive en la etapa universitaria, las murallas de todas las universidades, son esa gran metáfora que es materia prima de tu poesía. Uno vive metido en ese mundo y en esas imágenes y en todo ese saber. Pero cuando tú sales a la vida y la asumes con sensibilidad, con gusto, con esas ganas de vivir, uno se da cuenta de que ese saber universitario no es suficiente, que la práctica que hay en la calle también enriquece de igual manera. Por eso cuando escribo digamos que yo juego con el hombre culto que intento ser y también con el hombre cafre que soy porque vengo del campo y me gusta la vida popular y ver la dinámica en las barras.
Otros han dicho de ese segundo libro que es uno bien pensado. Te lo digo porque se lo envié a escritores como Rosario Ferré y me envió unos comentarios bien interesantes, bellísimos. Yo no escribo pensando en los académicos ni en los no académicos. Escribo intentando siempre acercarme a la vida y al poema con sinceridad, con aquello que siento. Eso es en resumen lo que yo hago.
Es evidente la dimensión lúdica de tu poesía.
Es que me gusta la joda. Me gusta joder, incluso cuando estoy solo, escribiendo. Intento que cuando alguien escucha mi poema, quien esté soltando la carcajada de turno entienda además que no tan sólo se están riéndose de mí, sino de ellos mismos.
¿Qué te mueve a ser gestor de varios proyectos culturales?
Lo que hago en estos eventos poéticos lo hago pensando principalmente para abrirle espacio a los demás. No lo hago por mí. Yo intento ser puente. Cuando hablo, por ejemplo en los medios, no hablo tan solo de mí, sino que hablo también de mis compañeros, de Ana María (Fuster Lavín), de Mairym (Cruz Bernal). Porque son la gente en la que yo creo. Por eso hago eventos culturales como Amurallados. Por eso hago ediciones como En la Orilla.
¿Cuándo veremos ese segundo libro publicado?
No quiero adelantar nada, pero una editorial muy importante de este país, por cierto negra, me citó para este próximo martes y hay una gran energía. Creo que mi segundo libro se va con ellos.