27 febrero 2009

Book Review Podcast - nytimes.com


Cada semana, el editor de Book Review del New York Times, Sam Tanenhaus, entrevista autores, editores y críticos de la palabra escrita para discutir temas relacionados a las publicaciones, editoriales, tendencias y situación del mercado literario actual. Cada podcast tiene una duración de 15 min y pueden accesar al archivo a través de la página web del periódico o bajarlos a través de itunes.

19 febrero 2009

Abrir Ventanas, Angeles Mastretta, Puerto Libre (elpais.com)

Me encanta este blog. Esta escritora mejicana tiene un talento para describir y relatar una historia con una hermosa habilidad de palabra. La "conocí" a través de su famosa novela "Arráncame la vida", que me fue recomendada por mi prima Mara (siempre le hago caso y no falla).

En el blog de ayer, miércoles 18, Angeles Mastretta cuenta sobre una amiga de su madre, Aura Zafra, monja de profesión y optimista por naturaleza, la cual dejó un hermoso recuerdo a la entonces adolescente. Cuenta la escritora que esta monja se entregó al servicio religioso bien joven y a pesar de vivir una vida de carencias materiales y sacrificios siempre mantenía el buen humor y contestaba a quién le preguntara cómo estaba ese día: “¿Cómo he de estar? Muy bien. La vida es una fiesta”. Ella relata que para una jovencita resultaba fascinante ver a una monja vieja y enferma con tal actitud ante la vida y que al preguntarle a su madre de dónde Aura sacaba ese entusiasmo, ella le contestó que Aura le había dicho en una ocasión: “Abriendo ventanas”. ¿Qué quería decir eso? ¡Ah! Pués tendrán que leer el blog para averiguarlo.

Es un relato bonito y personal, pero sobre todo optimista. Mastretta siempre termina el blog con pequeños comentarios personales y recomendaciones dentro de un marco gramatical, pero de contenido inspiracional.

Pueden accesar a su blog a través de: http://lacomunidad.elpais.com/puerto-libre

17 febrero 2009

Kindle 2 - Amazon's Wireless Reading Device


El pasado 9 de febrero Amazon.com lanzó al mercado el Kindle 2, segunda generación de lector electrónico de libros o “e-books”. El producto hizo su debut en el 2007 ofreciendo una variedad amplia de inventario que se podían comprar por costos módicos. En aquél momento me llamó la atención porque la variedad incluía de todo un poco; literatura clásica, novelas contemporáneas, revistas y periódicos nacionales (USA). También era un tamaño cómodo de manejar (un poco más pequeñas que las nuevas notebooks de carteras), sin embargo, los usuarios informaban que era lenta y torpe para manejar las páginas sin contar la duración de vida de la batería. Amazon tomó en consideración todos estos puntos para el Kindle 2 e incluyó nuevos features de comunicación/download, manejo, memoria y diseño. Como valor añadido está incluyendo por tiempo limitado un cuento corto de Stephen King exclusivo para los usuarios de Kindle por un costo de $3.99 (eh, ¿sin IVU?)

La ventaja de Amazon es que ellos tienen la data para saber lo que el lector está comprando, o lo que el comprador está leyendo, y con esto ellos buscan posicionarse como líder en el mercado electrónico, pero se enfrentan a una fuerte competencia por parte de Apple y Google. El primero es líder en tecnología de comunicación (itunes, ipod, iphone) y el segundo tiene un gran inventario de libros electrónicos que incluyen libros fuera de circulación, sin contar que es la herramienta de búsqueda más utilizada en el Internet.

Todo producto tiene su público y me parece una opción interesante para personas que viajan mucho, poco tiempo para comprar y que quieren estar informados/conectados con el mundo. Al parecer todavía hay mucho que mejorar en el producto, pero para quien pueda hacer la inversión (y no digo gastar) de $359, más el costo de bajar los productos, puede ser una opción viable y más cómoda versus bajar libros a la laptop o computadora . Todo es cuestión de gustos. Mientras tanto, yo me quedo con la estiba de libros en mi mesita de noche.

Info: www.nytimes.com/2009/02/10/technology

10 febrero 2009

Eclipse

El sol que provee vida, tapado por la sombra que trae muerte. Es dificil pensar que me incline por un personaje secundario, pero Jacob Black merece mi lealtad.

Eclipse, el tercer libro en la saga de Twilight; el mejor de ellos hasta ahora, me obligó a desviarme del romance de los protagonistas y comenzar a gritar mi apoyo hacia un Hombre Lobo. Al diablo con elVampiro.

Por fin noto algo de diferencia en la manera en que cada personaje es llevado. La manera en que piensan y hablan comienza a ser diferente. Ya no es Stephenie Meyer con diferentes sombreros. Ahora son diferentes personas que hablan por medio de ella. Vi una clara línea que fue aumentando su grosor hasta llegar al climax de acción. Una acción que no esperaba fuese tan absorbente. Por las experiencias previas, ese no es su fuerte pero Meyer logró una descripción eficaz, un paso definido y rápido en lo que pasaba. Curiosamente el paso rápido fue logrado con el uso de innumerables descripciones que ayudaron a mi mente a recrear la escena. La tensión fue bien lograda. No hubo cortes de historias como en los anteriores libros. Todo fluyó como debía ser. Las dos historias (que en el pasado hubiesen hecho del libro dos novelas en una) estuvieron presentes pero pudieron co-existir perfectamente. El triángulo amoroso fue bien dirigido y expuesto. Realmete estoy muy contento con lo que leí.

Por esas y otras muchas razones, quise extender un poco más mi experiencia con el libro, procurando que el rico sabor de su lectura permaneciera un tiempo más en mi paladar, pero una narración tan eficaz como esta no ayuda en querer devorar y asimilar el junte de papel y tinta con mayor calma.

Si este libro sirvió para que Meyer madurara su talento, siento ansias de ver lo que hará (o quizás debo decir "hizo") con "Breaking Dawn". Parece ser que aseguró que sus fanáticos permanecieran pegados a su escritura y hasta se tornaran más fieles. Por lo menos, lo logró conmigo.

04 febrero 2009

¿Por qué leo?

En mi adolescencia, cada vez que algún maestro, en aquella querida escuela de Ponce, decía que leeríamos un libro; yo protestaba. Cada vez que se debía hacer un ensayo o escribir cualquier cosa (por simple que fuese) yo me quejaba. Por "suerte" para mi maestra de español, mis ansias de aprender bien el idioma que no es mío, hacía que cuando llegaba el momento de experimentar lo que es Shakespeare o Allan Poe, aquel muchachito brincaba y se emocionaba. Pero cuando se escuchaba algo del Mío Cid o del Quijote, las maldiciones no faltaban.

Increíblemente, todavía soy así. Prefiero leer en el idioma prestado de los que viven un poquito más arriba que yo en nuestra Gran América, que en mi lengua innata. ¿Qué tiene el español que me repele? Ni idea. Pero bueno, al menos me gusta la lectura...

Mis días son unos llenos de rutinas y protocolos. Para otros quizás sea asfixiante, pero como soy más organizado, compulsivo y anal que muchos, la rutia me dá un sentido de seguridad. A veces tengo que pelear conmigo mismo para salir de mi zona de comodidad y hacer algo totalmente diferente. pero al lograrlo me siento muy satisfecho.

Leo para escapar. Cuando mi cuerpo añora la violencia por los efectos que algunas causas provocaron, leo. Cuando el aburrimiento acapara con la corta pacienca que llevo conmigo, leo. Cuando alguien menciona su experiencia positiva de un libro y veo cómo lo conecta con otros seres, leo. Mi ojos mastican las páginas y mi vista escurre las letras de un buen libro, para conectar con otros, para mejorar mi vocablo, para vivir en mundos imposibles, y atreverme a hacer cosas, que mi alma me prohibe. Leo para darle libertad a mi espíritu en los sueños que acompañan el descanso luego de horas de vivir en unas páginas. Leo porque me place, leo porque me permite vivir.

Y más recientemente, leo para entretenerte a tí que lees este, mi pensar. Que quizás ahora se convierta en tuyo, y conviertas tu lectura en una experiencia que querrás seguir cultivando.

03 febrero 2009

El Mago (la extraordinaria historia de Paulo Coelho), Fernando Morais

A finales del 2008 publicó la controversial biografía de Paulo Coelho escrita por Fernando Morais; periodista, guionista de televisión, autor, entre otros.

Cuando leí la sinopsis de la vida de Coelho me sorprendí de tal manera que por un momento cuestioné si en realidad era una biografía autorizada o producto de mitos e historias de "personas allegadas". Pero no, Coelho le dio libre acceso al periodista para descifrar las historias guardadas en su baúl, las cuales resultan ser, como decimos en el buen español, bien "hardcore". Jamás imaginé que la vida de Coelho estaba llena de (y cito): "Sexo, drogas, rock, satanismo y después...redención."

05/06/2008 - REUTERS - ESPANHA Marjorie Rodrigues

SAO PAULO (Reuters) - Sexo, drogas, rock, satanismo y después... redención. Así es como el biógrafo FernandoMorais describe la vida de Paulo Coelho, el escritor brasileño más vendido que ha sido traducido a más de 60 idiomas.Morais acaba de entregar ''O Mago'', un libro de 632 páginas que vendió mas de 10.000 ejemplares en Brasil en suprimer día en las librerías. La editorial Planeta prevé llevar la biografía del autor de ''El Alquimista'' a otros 40 países... CONTINUA en http://www.fernandomorais.com.br/imprensa.php?id_noticia=49

02 febrero 2009

Ensayo sobre las cosas simples, Mairym Cruz Bernall


(*comentario añadido 2/3) Entré a un terreno desconocido que me ha dejado un tanto confundida, pero sumamente intrigada. Estoy participando en un taller de escritura confesional dirigido por la poetisa Mairym Cruz Bernal, oriunda de Mayagüez, y tuvo la gentileza de darnos una muestra de su trabajo para familiarizarnos con ella, Ensayo sobre las cosas simples (2006 Colección Los Conjurados de Común Presencia Editores).

Confieso que las primeras páginas me desconcertaron un poco y aquí es que tengo que aclarar y establecer que yo no sé NADA de la poesía moderna. En mi errático repertorio emocional cuento con uno que otro poema que ha sido escrito para canalizar mis emociones o expresar necesidades. Hasta ahí voy bien y entendiendo. Mientras fui adentrándome en el libro exploré junto con la autora todas las dimensiones emocionales, físicas, existenciales, mentales que las mujeres enfrentamos día a día (es una lástima que muchas mujeres hoy día viven tan automatizadas en el diario vivir que no toman ventaja de tan sanadora oportunidad). Mairym tomó momentos y exploró las implicaciones que ese momento tenía en ella. Tengo que admitir que no me gusta el drama y luego de tres o cuatro poemas tenía que coger un descanso, pero esto es puramente cuestión de gusto porque me consta que otras personas se lo leyeron de un tirón. Ella plantea de forma certera que somos muchas mujeres residiendo en un cuerpo y encontrar el balance entre todas ellas, ya sea para vivir o sobrevivir, puede ser tan fácil como creer en ti misma o tan difícil… como creer en ti misma.

Donde estoy perdida es en la estructura de la poesía moderna y/o la impresión (print). Esto me pasó con el último libro de Saramago, El viaje del elefante, donde las oraciones son contínuas y de momento no sabes quién narra, habla o pregunta. En este de libro de poesía me pasó lo mismo porque la puntuación es inexistente y la estructura, en algunos casos, es irregular. Toma tiempo en lo que encuentras el ritmo de la voz del autor y puedes comenzar a bailar con las palabras. Ya el libro de Saramago lo tengo dominado y con las poesías también lo pude hacer, pero me desconcertó. La útima vez que estudié poesía fue en el 198…, bueno, hace tiempo, y no sé hasta dónde ha evolucionado/cambiado esta técnica literaria.
**UPDATE: La autora me explicó que es una modalidad que se usa hace tiempo. Ella me aclara que la poesía trabaja con las palabras y los espacios y si el verso está bien trabajado y finaliza adecuadamente, entonces, no es necesario la puntuación porque el movimiento de las palabras te indica el ritmo. Además, enfatiza que es ¡liberador!

Me alegro haber entrado en un territorio nuevo y conocer una parte hermosa de un ser humano que está haciendo una preciosa labor con un grupo de almas que está buscando reinventárse. Las preguntas siempre tienen respuesta, ya encontraré las mías.